jueves, 3 de septiembre de 2009

Llamazares afirma que la ampliación de la prestación para los parados sin subsidio es fruto “de la presión de los grupos de izquierda"

El portavoz parlamentario de IU negoció con el Grupo Socialista eliminar que esta medida sólo estuviera en vigor mientras el paro esté por encima del 17% y asegura que “se ha pasado de la simple ayuda prevista por el Gobierno una prestación reconocida”
La ayuda de 420 euros a los desempleados que hayan agotado su prestación por desempleo se extenderá a los que se encuentren en esta circunstancia desde el 1 de enero, en lugar del 1 de agosto, como señalaba en un principio el decreto-ley aprobado hace 15 días por el Gobierno, que hasta ayer sólo estaba dispuesto en ampliarla hasta el 1 de junio.
Esta ampliación, solicita de forma reiterada por los sindicatos pero que no pudieron conseguir en su negociación con el ministro de Trabajo, ha sido fruto de la “presión ejercida por los grupos de izquierda del Congreso” y se ha materializado tras las últimas conversaciones mantenidas esta mañana en la Cámara con el portavoz del Grupo Socialista, José Antonio Alonso, en las que ha participado el portavoz parlamentario de IU, Gaspar Llamazares, quien ha informado del resultado final a los portavoces de los otras formaciones más pequeñas. Con posterioridad, el PSOE sumó al acuerdo a CiU y PNV.
El dirigente de IU se mostró satisfecho por el trabajo realizado y aclaró que “bienvenidos sean los que se sumen” a lo conseguido, en alusión a los grupos parlamentarios conservadores, no sin insistir a un tiempo en que “el ‘copyright’ es de los sindicatos de este país”.
Gaspar Llamazares se felicitó por la ampliación conseguida y destacó que “lo que el Gobierno se planteaba en un principio como una simple ayuda ha pasado a ser una prestación reconocida. A ver quien es el majo ahora que decide eliminarla en un futuro”. El diputado de IU aludía de esta manera a la eliminación negociada directamente por IU de la limitación recogida en el texto inicial de que esta cantidad de 420 euros desaparecería cuando el desempleo descienda del 17%.
La nueva prestación iba a costar en un principio, según los cálculos del Gobierno, 642 millones de euros. Con la ampliación acordada, se encarecerá en cerca de 700 millones hasta rondar la cifra de 1.300 millones. De la misma manera, el número de desempleados que se podrán beneficiar de ella podrán ser más del doble de los cerca de 300.000 a los que favorecía al comienzo.
La medida, que se ha logrado también que sea tramitada como proyecto de ley de forma urgente para que esté en vigor en noviembre y no como decreto-ley, supone para Llamazares un primer paso en la consecución de cambios a los planes iniciales del Gobierno que espera que se pueda completar con un “giro a la izquierda” del Gobierno también en la política fiscal.
Desde Izquierda Unida se reclama al Ejecutivo socialista una reforma fiscal para aumentar la contribución fiscal y hacerla más progresiva, que suponga una mayor imposición para las rentas más altas, incluidas las del trabajo, pero que no afecte a los ingresos de los trabajadores con menores ingresos y que no se quede sólo en la limitada reforma que plantea Rodríguez Zapatero de subidas a las rentas del capital.

1 comentario :

Anonymous dijo...

Ojalá tuviera carácter indefinido esta prestación. A todos los trabajadores nos gusta creerlo.
Pero hay que recordar que ZP fue el primero en reconocer-cuando G.Bush afirmó aquello de que había que suspender temporalmente las reglas del libre mercado-que había que defender del libre mercado, es decir, el actual sistema capitalista. En mi opinión, sólo le mueven las encuestas y la amenaza de las próximas citas electorales.
Además, ¿qué pasaría si de pronto se quitara esta ayuda/prestación? Pues bien, no pasaría nada. Pero nada de nada. Porque la conciencia social, conciencia de los intereses de la clase trabajadora, es lo que falta entre los trabajadores de este país. Recordemos las manifestaciones de esta primavera contra la crisis y comparémoslas con los asistentes a la presentación de Ronaldo o de Kaká, o con la manifestación de los béticos anti-Lopera.