jueves, 17 de diciembre de 2009

Cayo Lara responsabiliza al gobierno de “carecer de voluntad política para luchar contra el fraude fiscal en España”


El coordinador federal de IU valora que la reciente gran manifestación de trabajadores “no es el final sino el principio” en el camino para llegar a “una huelga general contra los poderosos, los banqueros y contra los que se han forrado estos años con un Gobierno que ha mirado más por sus intereses que por quienes pagan las consecuencias de la crisis.


El coordinador federal de Izquierda Unida, Cayo Lara, ha responsabilizado al Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero de “carecer de la voluntad política de luchar contra el fraude fiscal en España”, donde “uno de cada cuatro euros no pasa por Hacienda”. Lo ejemplificó recordando que los Presupuestos Generales para 2010 establecen un recorte de un 6,1 por ciento de las partidas de la Agencia Tributaria.



Durante su comparecencia ante los periodistas en su jornada de trabajo en Granada, Lara dijo que si el Gobierno socialista aumentara los medios técnicos y humanos encargados de las inspecciones, tal y como le reclama IU de forma reiterada, se podrían recaudar “cerca de 100.000 millones de euros en cuatro años para la Hacienda Pública, tal y como señalan los técnicos, lo que ayudaría a resolver algunos problemas esenciales que sufrimos”.



En su opinión, una lucha efectiva contra el fraude fiscal permitiría al Gobierno “contar con recursos suficientes para abordar las políticas activas de empleo, así como la Ley de Desarrollo Sostenible”, además de poder atender de forma adecuada las reivindicaciones de las comunidades autónomas, como el pago de la llamada deuda histórica.



Cayo Lara también respondió preguntas sobre la supuesta ‘tibieza’ sindical frente al Gobierno que la derecha considera que hubo en la reciente manifestación por el empleo y contra el recorte de derechos. El máximo dirigente de IU respetó que haya opiniones diversas sobre este asunto pero consideró que esta movilización “no es el final sino el principio” de una serie de protestas si el Gobierno no reorienta sus políticas hacia la izquierda para apoyar a las familias y a la pequeñas y medianas empresas.



“Si no se produce este cambio –dijo- no hay nada más que un camino, una huelga general contra los poderosos, los banqueros y contra los que se han forrado estos años con un Gobierno que ha mirado más por sus intereses que por los de quienes pagan las consecuencias de la crisis”.



Por otra parte, valoró también que la IV Conferencia de Presidentes celebrada ayer en el Senado fue una “oportunidad perdida” por la falta de un acuerdo en materia de economía y empleo. Responsabilizó a los presidentes de las distintas comunidades que estuvieran más preocupados de sus intereses partidistas que de “llevar soluciones concretas a los ciudadanos”, lo que se tradujo en que acabaran la reunión “tirándose los trastos a la cabeza”.



A su juicio, “lo que no se puede hacer es montar una alharaca que no interesa a nadie y de eso conocemos mucho en este país. Lamentamos que se haya perdido esta oportunidad y que, en especial el PP, dé la impresión de que sigue en su actitud de acoso y derribo al Gobierno y sin comprometerse a nada”.



Calificó al partido de la derecha de “contradictorio y demagogo” por defender una bajada de impuestos y, sin embargo, pedir “más dinero para la comunidades autónomas. “Eso es demagogia pura y dura, y tenemos que denunciarlo”, dijo, al tiempo que criticó al Gobierno por convocar conferencias de este tipo sin “tener unos objetivos más o menos discutidos previamente”, lo que es imprescindible para que el resultado final sea satisfactorio.



“Ojalá que en vez de tener que hacer otra conferencia de presidentes lleguemos a una reforma de la Constitución y en el Senado se haga definitivamente una Cámara de representación territorial donde se discutan los problemas y necesidades de las comunidades, en lugar de que sea una cámara muerta como sucede en este momento”, manifestó.



Por su parte, coincidiendo con los 30 días de huelga de hambre de Aminetu Haidar en el aeropuerto de Lanzarote, Cayo Lara instó al Gobierno a que actúe de forma más decidida para que la activista saharaui pueda regresar a El Aaiún, le “plante cara a Marruecos” y utilice todos los mecanismos a su alcance para hacerlo.



Lara recordó que el Ejecutivo español es también “cómplice” de la expulsión de Haidar del Sahara Occidental y sin más espera cuenta con mecanismos para advertir a Marruecos, “el primer culpable de esta situación”, de que puede ponerse en peligro el acuerdo de asociación firmado con la Unión Europea y que otorga claros privilegios a ese país.



El coordinador federal de IU planteó otras medidas como la cancelación de la cumbre sobre Marruecos prevista para marzo o la de suspender la venta de armas españolas a este país. Recordó que sería necesaria la intervención del Rey por su relación de amistad con el monarca alauí e instó a las autoridades marroquíes a que los problemas administrativos, políticos o judiciales con Aminetu Haidar se resuelvan en los tribunales, pero que desistan ya de su postura intransigente porque la vida de la activista saharaui corre serio peligro tras 30 días de ayuno.



Cayo Lara

No hay comentarios :